Mis días relajados en Viña del Mar (08.2021)

Después de tantos meses de encierro, estuve unos días de vacaciones con mi familia en Viña del Mar. Fueron días tan relajados, tan relajados… que no grabé nada, no quería trabajar jajaja. ¡Ustedes, queridos lectores, serán los únicos privilegiados (aparentemente)!

El viaje no tiene ningún video. Quizás si vuelvo a viajar solo grabe algo… pero para que puedan ubicarse en el mapa, tenemos 3 líneas de caminatas:

  • Caminata Norte (N): desde avenida Perú estuvimos caminando por la costanera pasando por Playa Acapulco, Muelle Vergara, Playa El Sol, Playa Las Salinas, Playa Los Cañones, Playa del Deporte, Playa Los Marineros.
  • Caminata Sur (S): desde avenida Perú estuvimos caminando por la costanera pasando por el Casino, Estero Marga Marga, Castillo Wulff, Sheraton Miramar, Reloj de Flores y Caleta Abarca.
  • Caminata Jardín Botánico: Hicimos el sendero completo desde la entrada del jardín hasta la laguna final.

Caminata Norte: Av. Perú – Playa Las Salinas

Pese a que es invierno, tuvimos un primer día muy bonito, con temperatura agradable y un sol radiante. Siguiendo la costanera, caminamos por el sector de Playa Acapulco, estuvimos un rato en el Muelle Vergara y arriba ven el Reloj de Sol, de la Playa El Sol.

Era día de semana, pero Viña del Mar ya tenía algunos turistas. Cabe recordar que todavía seguimos en pandemia, pero afortunadamente la situación ha estado algo mejor. Viña del Mar estaba en Fase 4 en este momento, una apertura y casi normalidad.

Tras caminar por la Playa El Sol, llegamos a la Playa Los Cañones, conocida con ese nombre porque hay unos cañones.

La playa es bastante extensa (va cambiando de nombre), hay muchos juegos infantiles y personas haciendo deporte, eso sí, no es muy buen lugar para bañarse (la pendiente es grande, solo sirve para que te mojes los pies). En el lado norte se llama Playa El Deporte y hay una plaza con una fuente de agua. En ese lugar habían unos monos animados divertidos, los niños podían montarlos.

Después de esta plaza seguimos caminando hasta el final de la playa Las Salinas, hay unas cabañas militares. Al volver, pudimos apreciar el hermoso atardecer de ese día en Viña del Mar.

Caminata Sur: Av. Perú – Caleta Abarca / Reloj de Flores

Cronológicamente viene después del jardín, pero para efectos de orden lo pondré aquí mejor.

Iniciamos la caminata en avenida Perú y llegamos a Caleta Abarca, podría decirse que abarcamos casi la mayoría del borde costero de Viña del Mar (faltó llegar a Reñaca en el lado norte).

La luz de la tarde era ideal para fotografiar el Estero Marga Marga. Este estero nace en la Cordillera de la Costa y acá en Viña del Mar forma un humedal. Existen iniciativas para tratar de protegerlo al declararlo Santuario.

En el estero es posible ver varias aves como gaviotas, pelícanos (por lo menos en la desembocadura). Los días en Viña del Mar tuvieron muchas caminatas y relajo, nada como caminar con la brisa marina y un sol tibio.

A diferencia de los otros tramos, la avenida Marina tiene algo de pendiente, no es plano. Pasamos por varios hitos como Cap Ducal, el Castillo Wulff (ambos cerrados), el icónico Hotel Sheraton Miramar donde están los matinales en el Festival de Viña.

La caminata fue muy tranquila hasta Caleta Abarca, en ese lugar tomamos unas fotos y después pasamos al Reloj de Flores, ícono de la ciudad.

Jardín Botánico de Viña del Mar

Un panorama ideal para la familia es visitar el Jardín Botánico Nacional, también llamado Jardín Botánico de Viña del Mar. Para llegar es un poco enredado en transporte público, por eso al final tomamos un Uber de ida (Suzuki Baleno) y otro Uber de vuelta (Nissan Versa). La entrada al jardín cuesta $2.000 por persona (unos 3 USD).

El sendero desde la entrada del jardín hasta la laguna tiene cerca de 2 km (un poco menos). Es bastante sencillo, el camino es claro y también es accesible en vehículo. En el camino puedes ver varias plantas aunque como era invierno… muchas de ellas no tenían flores todavía, en primavera es más interesante.

De todos modos, la caminata ya de por sí era muy bonita. No había tanta gente, era todo muy tranquilo y muy bonito. En el sector de la laguna hay varios patos, muchos patos.

En el sector de la laguna hay unos puentes para cruzar, el lugar es muy bonito. Existe una casona blanca que funciona como cafetería, tenía jugos naturales. Ahí descansamos un poco.

Ver a los patos era algo muy divertido. No tengo muchas fotos de eso, pero los disfrutamos mucho. Cuando se alimentaban, los patos se zambullían bajo el agua y quedaban con el trasero al aire jajaja. El camino de vuelta lo hicimos por otro sendero.

NOTA: Artículo escrito al día 16 de Agosto de 2021, información actualizada a esa fecha. Para lecturas en fechas posteriores, favor corroborar con otras fuentes para ver que todo se mantenga igual o parecido. Este artículo tiene como fin compartir mis experiencias como viajero y dar ciertos tips, pero no soy asesor ni agente de viajes (¡a menos que me pagues por eso!).

Ve más de Viajes, Transportes y Libros

¡Gracias por tu visita! Sigue disfrutando

VER CANAL DE YOUTUBE
VER MÁS DE VIAJES Y TRANSPORTES EN ARIELCRUZ.CL
COMPRAR LIBROS DE ARIEL